fbpx

Estás leyendo

Toulouse ¿Qué ver si te toca la Ciudad Rosa?

Francia

Toulouse ¿Qué ver si te toca la Ciudad Rosa?

Toulouse es la capital de la región de Occitania en el sur de Francia. Está dividida por el río Garona y se ubica cerca de la frontera con España. Es conocida como La Ville Rose (“la Ciudad Rosa”) por los ladrillos de terracota con los que se construyeron muchos de sus edificios.

Alegre, luminosa e increíblemente animada, Toulouse es para muchos la ciudad más hedonista del país vecino. Solo hay que darse un paseo por el centro para corroborar esta idea. Calles y terrazas ambientadas. Será por la cercanía a la frontera española, que le ha propiciado un trasvase de costumbres. O será por la huella que dejaron los más de 40.000 exiliados que se vinieron a refugiarse en este lugar después de la Guerra Civil. 

En tu paseo por el centro histórico de Toulouse descubrirás por qué la llaman la ciudad Rosa.

Esto se debe al característico color de las fachadas de las casas, para cuya construcción en su día se utilizaron ladrillos en vez de piedras.

De esta forma, en Toulouse encontrarás numerosos palacetes construidos en la época del auge de la producción de la planta conocida como pastel.

Qué ver en Toulouse

Capitole de Toulouse, el distinguido centro histórico de la ciudad, comienza en la enorme plaza del Capitolio y su ópera Théâtre du Capitole. Te recomiendo recorrer el centro histórico de la ciudad a pie, ya que hay muchos monumentos cercanos entre sí.

Plaza del Capitole

En Toulouse, en lugar de un ayuntamiento, está el impresionante Capitole. Es el edificio más conocido de la ciudad, sede del ayuntamiento, de un teatro y de salones de gala que frecuentan las personas célebres de la ciudad.

Desde su construcción, propiciada por los Capitouls (alguaciles) en el siglo XII, siempre fue la sede del poder; en cada época fue modificado, transformado y embellecido. Su majestuosa fachada neoclásica engalana la plaza del mismo nombre.

Sus paredes podrían contar mil historias de la ciudad: el drama cátaro, los juegos florales, los condes de Toulouse o el sitio de la ciudad.

El Teatro del Capitolio es un teatro de ópera situado dentro del edificio del Capitolio en la localidad francesa de Toulouse.

Convento de los Jacobinos

A 5 minutos a pie desde la Plaza del Capitole, encontramos el convento de los Jacobinos Este antiguo convento, construido entre 1229 y 1341, fue ocupado por los dominicos hasta el inicio de la Revolución Francesa. Convertido hoy en museo, es conocido por su arquitectura gótica y por albergar las reliquias de Santo Tomás de Aquino.

La entrada a la antigua iglesia donde se encuentra su relicario es gratuita, aunque hay que pagar para ver el claustro y varias salas con exposiciones.

Basílica de San Sernín

A unos 10 minutos del Convento de los Jacobinos, encontramos la Básilica de San Sernín.

La basílica de San Sernín, también conocida como basílica de San Saturnino de Tolosa, es un templo católico de la ciudad de Toulouse ubicado en el departamento francés del Alto Garona. Es uno de los edificios emblemáticos de la ciudad, la iglesia románica más grande de Occitania y la segunda más antigua de toda Francia.

Canal du Midi

Declarado Patromonio Mundial de la Unesco en 1996, este canal une Toulouse con el Mediterráneo. Su construcción comenzó en el siglo XVII y fue durante siglos el medio de transporte que estimuló el comercio del vino y el grano. Actualmente se utiliza para viajes de ocio. 

Merece acercarse a conocerlo. Uno de los tramos más atractivos es en el que se encuentra el Port St-Sauveur. Allí se pueden ver embarcaciones atracadas y cruzar el canal por un puente peatonal.

Además de caminar o ir en bici por los senderos laterales, una buena forma de disfrutar de los canales es dar un paseo en barco. 

Jardin Japonais Pierre Baudis

A unos 7 minutos, del Canal du Midi, podrás pasear por los Jardin Japonais Pierre Baudis.

Apacible jardín japonés con un salón de té en el que podrás pasear y disfrutar su encanto tan peculiar.

Pont Neuf

Una de las imágenes más icónicas de Toulouse es la del Pont Neuf cruzando el río Garona. Este puente de ladrillo rosa comenzó a construirse en 1544 por mandato de los capitouls (gobernantes de la ciudad en tiempos medievales). Su finalización, no obstante, se retrasó hasta 1632 por culpa de Guerras de Religión Francesas. Uno de sus elementos más curiosos son los enormes tubos que se encuentran en los pilares, diseñados para soportar las crecidas del Garona.

Desde el puente, mirando hacia el norte, se pueden ver a mano izquierda el Hôtel Dieu y la fotogénica cúpula de la capilla de Saint-Joseph de la Grave. A mano derecha destaca la Basílica de la Dorada.

Hôtel d’Assézat

A 4 minutos, cruzando el puente podrás ver el Hôtel d’Assézat 

El Hôtel d’Assézat es una antigua residencia señorial perteneciente al comerciante y capitoul Pierre d’Assézat. Construido entre 1555 y 1557, este edificio es una de los mejores y más antiguas obras del renacentismo francés. Hoy es sede de varias asociaciones científicas y de la Fundación Bemberg, una galería de arte con pinturas de los siglos XV al XX. El espectacular patio interior se puede visitar libremente.

Museo de los Agustinos

Si continuas caminando, a 5 minutos en línea recta encontrarás el Museo de los Agustinos.

El Musée des Augustins de Toulouse, inaugurado en 1795, es uno de los tres museos más antiguos de Francia. El complejo fue en sus orígenes un convento agustino consagrado en 1504. En sus mejores tiempos llegó a tener cerca de doscientos monjes, pero tras la Revolución Francesa quedó prácticamente abandonado. El museo, que incluye el claustro, la iglesia y antiguas salas monásticas, alberga una exposición de arte desde la época paleocristiana a los primeros años del siglo XX.

Es uno de los lugares que ver en Toulouse que nadie debería dejar de visitar. Solo por conocer el claustro de este monasterio agustino merece la pena pagar la entrada.

La Catedral de Saint-Étienne

Si sigues de nuevo en la misma dirección, a tan solo 4 minutos está la Catedral de Saint-Étienne.

La Catedral de St. Etienne es otra de esas iglesias peculiares. Es como si un niño hubiera cogido un Lego y le hubiera dicho que hiciera una iglesia. Esta singularidad se debe a que el templo fue construido a lo largo de varios siglos. Cuanta con un parte románica y otra gótica que fueron unidas en el siglo XVI.

Jardines

Al pasar la Catedral, podrás dar un paseo por unos amplios y bellos jardines, Jardin Royal,Grand Rond,Jardín de plantas de Toulouse.

Cité de l’espace

A las afueras de Toulouse, encontramos La Cité de l’espace. La Cité de l’espace es un parque temático orientado hacia el espacio y su conquista. Fue inaugurado en junio de 1997.

En el parque es posible visitar modelos a escala real del cohete Ariane 5, la estación espacial Mir, y módulos de la nave espacial Soyuz. Un planetario de 140 asientos y uno de 280 asientos presentan espectáculos a lo largo del día. Cité de l’Espace está equipada también con numerosas exhibiciones, algunas interactivas, por ejemplo, el cuarto de control cerca del modelo del Ariane 5 hace posible preparar el lanzamiento de un cohete, ayudar con su vuelo y entonces poner un satélite artificial en órbita. El «Terradome» presenta la historia del espacio desde el Big Bang hasta el Sistema Solar.

El edificio de Australia, abierto en 2005, incluye un nuevo planetario de 280 asientos, equipado con una pantalla semiesférica de 600 m², un cine IMAX que presenta Space Station 3D, una película en 3D a bordo de la Estación Espacial Internacional, el «Stellarium», y salones de conferencias

Si quieres más información sobre los horarios y precios, puedes consultarlo en el siguiente enlace:

https://es.cite-espace.com/

Excursiones desde Toulouse

Una vez que hayas visitados todos los lugares más significativos de Toulouse, visita Carcassonne. Está a tan solo 45 minutos en tren y te aseguro que merece la pena visitarla.

Si entre las villas medievales europeas hay una conocida por casi todo el mundo esa es Carcassonne, en la región francesa de Occitania. No es de extrañar porque tanto si  la ves en fotografías como si la visitas y callejeas estarás sintiendo que has viajado en el tiempo y que estás en la Edad Media, este es un lugar que no se olvida.

Tanto la Ciudadela Medieval como la Ciudad Baja fueron declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 1997, además de constituir Gran Sitio de Francia y estar catalogados su castillo y sus murallas como Monumento Histórico.

Otras de las excursiones que puedes hacer es a Albi, a 1 hora y cuarto aproximadamente, en tren.

Albi tiene muchos motivos para sentirse orgullosa de sí misma. Un casco histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la catedral de ladrillo más grande del mundo, el museo con la mayor colección de obras de Toulouse-Lautrec del planeta, sus preciosas vistas sobre el río Tarn.. y es que, a pesar de su reducido tamaño, hay mucho que ver.

A dos horas en tren, encontramos Béziers.

Béziers es una pequeña localidad de parada obligatoria para quienes deseen hacer turismo por la región de Occitania en el sureste de Francia. La estampa más famosa de este pueblo está formada por su puente medieval sobre el río Orb con la Catedral de Saint-Nazaire al fondo. Un conjunto bellísimo que por sí solo justificaría la visita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?